Alianzas en Oro Rosa

¿Cuánto debe valer un buen anillo de compromiso? 

Entre los americanos un buen anillo de boda debe valer el equivalente a dos meses de sueldo. En Japón, tres. Se ha calculado que a lo largo de su vida una mujer admirará extasiada su anillo de compromiso como mínimo un millón de veces, así que quien lo regale debe asegurarse de que se trate de una experiencia inolvidable, para ella y para su cartera.

Anillos de compromiso con diamante

Navidad y Nochevieja son dos de esos momentos elegidos para pedir matrimonio. La magia que invade el frío invierno al calor de la familia, el inicio de un nuevo año y la paz y el amor que invade todo son los ingredientes perfectos para una pedida de mano memorable.

Pero la elección del anillo de compromiso es uno de los pasos más importantes que se dan a lo largo de la vida. Una decisión que no sólo implica acertar con un diseño perfecto, sino dar con una pieza sinónimo de calidad, elegancia y distinción.

Como no podía ser de otra manera, el mundo de la alta joyería ya sabe con antelación qué alianzas de boda serán tendencia el próximo año, y por lo tanto, qué piezas se harán con el reinado absoluto la próxima temporada.

La prestigiosa firma Clemència Peris, afirma que en el 2020 “reinarán los diseños clásicos reinventados, los solitarios de oro negro de 18kt, los anillos estilo trilogy y las alianzas de diamantes en todas sus versiones”. Además, “también tendrán cabida, para los más atrevidos, los anillos con un diseño innovador, moderno y fuera de lo común. Diseños aptos para aquellos que busquen la exclusividad y la distinción”. “Los diamantes seguirán siendo los protagonistas absolutos, aunque las piedras de color también tendrán su lugar”.

En la categoría de anillos de compromiso con diamantes podrás ver una extensa gama de ellos de distinto rango de precios. Seguro que encuentras uno que se adapte a tus posibilidades. Porque un diamante es para siempre…

Algunas nociones sobre los diamantes

El diamante es carbono puro convertido en cristal tras millones de años de formación a grandes profundidades. Las condiciones de presión y temperaturas extremas transforman el carbono que finalmente llega a la superficie de la tierra a través del magma de las erupciones volcánicas.

 El diamante es brillante y refleja la luz blanca. Y al mismo tiempo concentra y refracta la luz ya que actúa como un prisma. Entonces se produce el milagro: al brillar con luz reflejada y refractada, produce increíbles destellos que pueden llegar a verse a gran distancia.

Las cuatro características que determinan la calidad y el precio de un diamante conforman las famosas cuatro  “C”: Carat (peso), Colour (color), Cut (talla) y Clarity (pureza).

Cuando se decide maximizar el tamaño en lugar de la belleza, la piedra suele perder brillo, dispersión y fuego, por lo que la belleza debería siempre triunfar sobre el tamaño. ¿O no?

La piedra de talla brillante suele contar con 57 o 58 facetas que reflejan la luz en todos los sentidos, para acabar saliendo por la corona como si fuese fuego. Existen varios tipos de tallas. Las más conocidas son la talla marquesa, la esmeralda, princesa, carré, en forma de corazón, de pera, oval o triangular. Las tallas más populares son las redondas que hacen resplandecer el brillo de los diamantes, las cuadradas, que incrementan visualmente su tamaño, y los tipos esmeralda o rectangulares que son considerados como los más sofisticados.

Pero no sólo es el peso quien determina el valor de un diamante. El color, la talla, la pureza y el equilibrio son las características principales para determinar el valor de cada piedra. Un diamante tallado, cuanto más blanco (transparente), más bonito, escaso y valioso es. La talla del diamante determina siempre su forma. Lo que se valora son tres cosas: la profundidad, anchura y uniformidad de cada una de sus facetas.

Ahora hablemos de las impurezas

Las impurezas son parte natural del diamante, que es algo distinto a los defectos que pueden producirse al manipular la piedra durante su tallado o pulido. Se dice que una piedra es “limpia” si al examinarse con una lente de diez aumentos no se distinguen fallas internas (nubes, plumas o cabezas de alfiler), ni imperfecciones externas ( rayaduras, perforaciones o lascaduras). Un diamante verdaderamente limpio es extremadamente raro. Y extremadamente caro. Dos piedras de igual peso pueden variar mucho en precio por las diferencias entre calidades.

La mayoría de los diamantes son blancos o incoloros, aunque a menudo contienen tonalidades amarillentas u ocres. También los hay blanco-azulados (muy raros, y valiosos). La mejor forma de ver el color real de un diamante es observándolo diagonalmente sobre un fondo blanco. Los diamantes transparentes son más baratos si presentan tonalidades amarillentas, mientras que los diamantes rosas o azules pueden ser notablemente más caros. De todos los colores, los rojos son los más raros y valiosos. Estos diamantes, muy raros, provienen en su mayoría de las minas australianas, y son conocidos en el argot con el nombre de “Fancy Color”.

Te vamos a hablar de un tipo de oro que está cada vez más presente en las más bellas creaciones del mundo de la joyería. Aporta un toque de feminidad, dulzura y romanticismo a las joyas, por lo cual nos resulta uno de los materiales perfectos, junto con los diamantes, para acertar en la elección de un anillo de compromiso.

Alianzas oro rosado

El oro rosa es una aleación de oro y su composición es una mezcla de 75% de oro puro, 20% de cobre y 5% de plata. El resultado le confiere un color increíblemente tierno y elegante al mismo tiempo. Con sus reflejos cálidos y de ensueño aporta magia a las joyas y se suele asociar a piedras reputadas como el diamante, el citrino, el cuarzo, la aguamarina, el granate o la espinela negra. Las joyas de oro rosa son testimonio del amor, la pasión. De la elegancia. Es poesía hecha joya.

Este oro ha sabido imponer su dulzura sin palabras frente al brillo mudo del oro amarillo o el acabado frío del oro blanco y se posiciona hoy como uno de los más deseados en joyería. Y en cuanto a su precio: el mismo que el de los otros colores de oro. Todo depende del contenido de oro de la composición real final del producto.

Anillos de compromiso precios

El valor del oro rosa se define en base al porcentaje de metales que contiene. Se habla del oro puro de 24 quilates (demasiado blando para trabajarlo en joyería), oro de 22 quilates, oro de 18 quilates, de 14, de 9 … A título ilustrativo, un anillo de oro amarillo de 18 quilates tiene el mismo valor que un anillo en oro rosado de 18 quilates, siempre y cuando ambas tengan el mismo peso. Lo que marcará la diferencia en el precio será la piedrecita que lleve incorporada el anillo, obviamente. Es una inversión en amor a largo plazo…

Anillos de compromiso de oro rosa

Como hoy estamos hablando de los modelos en oro rosa, aquí os vamos a mostrar alianzas realizadas en este material que estamos seguros os encantarán. Tenemos anillos solitarios con diamantes pensados para usar en el día a día y con un diseño perfecto para lucir en cualquier ocasión. Son joyas de gran calidad que destacan por su elegancia. Otros están pensados para grandes actos y celebraciones donde el toque de distinción sublime las miradas del resto de asistentes. En definitiva, si tu deseo es desayunar con diamantes, las alianzas de boda oro rosa de nuestra tienda te pueden dar una buena idea al respecto. Para toda una vida.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad